Conectarse

Recuperar mi contraseña










Créditos&Copyright

Skin diseñado por Skaôi de SourceCode. Crédito, crédito, crédito & Copyright.
Últimos temas
» Cupo de rol?
por Kristine O. Blenheim Lun Jun 11, 2012 12:14 pm

» ¿Cansancio o pasotismo? # Libre
por Kristine O. Blenheim Lun Jun 11, 2012 12:11 pm

» Demasiadas razones que imponen distancia - Sören
por Kristine O. Blenheim Dom Jun 10, 2012 1:58 am

» Knock, Knock. Who's there? Mike. Mike Who? Mike Tyson (?) {Libre}
por Imara J. Mészöly Vie Jun 01, 2012 4:54 pm

» i just like my fun every now and then {Evan}
por Evan A. Cassidy Sáb Mayo 19, 2012 3:26 pm

» La Bailarina Rota
por Sören J. Dietrich Miér Mayo 16, 2012 11:53 am

» Extraño amanecer [libre]
por Invitado Sáb Mayo 12, 2012 9:44 pm

» A nightmare...||Libre||
por Elle D. Petterson Sáb Abr 28, 2012 10:29 pm

» Let's do this from the start [Claire]
por Audrey Lumiere Vie Abr 27, 2012 12:52 pm

» If I could find a way to see this straight {Libre}
por Evan A. Cassidy Lun Abr 02, 2012 2:41 pm

» La imaginación viene primero ||Nicholas Ulliel||
por Karo Von Rebeur Miér Mar 28, 2012 8:58 pm

» Primera vez (Nicholas Ulliel)
por Nicholas Ulliel Sáb Mar 17, 2012 5:33 pm

» Un trozo del pasado {Kaspar}
por Sören J. Dietrich Miér Mar 07, 2012 10:56 am

» Why not start with a presentation? [Aleksa]
por Evan A. Cassidy Dom Mar 04, 2012 1:19 pm

» Out of our minds - Kaspar Dietrich
por Bluma W. Kramer Dom Mar 04, 2012 11:15 am

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Lun Jun 17, 2013 12:42 pm.

Who will dance on the floor in the round {Libre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Invitado el Lun Feb 20, 2012 2:46 pm

Esa mañana me había agarrado un ataque artístico y me había puesto a hacer cosas con acrílicos y otros tipos de pintura, dejando decorada, además del bastidor, la ropa, mis manos y hasta mi rostro. Y lo peor de todo era que le había robado la remera que llevaba puesta, a mi compañera de cuarto. Varias peleas habíamos tenido al respecto, ya que éramos de sacarnos ropa sin permiso, pero habíamos llegado al acuerdo de que si alguna tomaba algo sin permiso, iba a tener que responsabilizarse de mandar la ropa de ambas a lavandería de la universidad durante toda la semana. Así que, cumpliendo con ese pacto verbal que teníamos entre las dos, junté toda la ropa sucia en una cesta, incluida la que llevaba puesta – que por supuesto me había cambiado antes de salir, no iba a ir en ropa interior... – y, junto con un montón de monedas, salí hacia allí.

Al llegar, noté que no había nadie, por lo que use prácticamente todas los lavarropas que había, para no tardar tres años, poniendo en uno la ropa blanca, en otro la negra y en la última, la ropa de color. Me subí a una mesada que había allí mientras esperaba a que el proceso de lavado terminara, para luego pasar las cosas a la secadora, doblarlas e irme a hacer cosas mucho más interesantes que estar ahí mirando manchas de humedad y tratando de encontrarle alguna forma conocida mientras refregaba mis manos para quitarme los restos de pintura que tenía en ellas.

Cuando escuché el ruidito típico que hacían los lavarropas para avisar que ya había terminado, me bajé de la mesada dando un salto hacia adelante y me acerqué a este para quitar la ropa de allí y meterla en la otra maquina. Y ahora a aburrirse otros diez minutos, esperando a que terminara. Saqué el celular de mi bolsillo y lo posé sobre una de esas maquinas, luego de buscar el reproductor de música. Todo era mucho más divertido cuando había buena música de por medio.

Tras haber cambiado de lugar la ropa negra y la blanca, y de haber escuchado algunas canciones de AC/DC y Metallica, la lista de reproducción saltó a Billie Jean de Michael Jackson. Sonreí a medias al notar el alto contraste de música que tenía en mi celular y los diferentes estilos de música que me gustaban, algo que dejaba bien en claro lo rarita que era en cuestiones de gustos, y saqué la ropa que se acababa de secar para ponerme a doblarla. – Billie Jean is not my lover... she’s just a kid who claims that I am the one, but the kid’s not my son. She says I am the one, but the kid is not my son... – Canté, en un tono sumamente agudo, tratando de imitar la voz de Michael mientras movía mis piernas y la cabeza, al ritmo de la música. Luego de unos segundos, comencé a bailar al igual que él en el video, haciendo un intento de moonwalk y tratando de imitar algunos otros pasos del rey del pop.

Por alguna razón, mientras bailaba, recordé el juego “Plants vs Zombies” en el que había un zombie que era justamente Michael Jackson, bailando thriller. Por alguna razón mi cabeza hacía una relación algo extraña entre eso y el hecho de que hacía un año se había muerto. Algo dentro mío me hacía dudar si eso era una ironía del que había creado el juego, una morbosidad o simplemente una coincidencia que me hacía reír. Tal vez el creador del juego había tenido una premonición y había visto a Michael Jackson reviviendo y se le había ocurrido avisarlo a través de su juego...

Sacudí un poco la cabeza, tratando de dejar esos delirios míos de lado y seguí bailando mientras cantaba, dándole la espalda a la puerta de entrada a la lavandería. Luego de estar bailando un rato más, decidí que quedaría bien en la coreografía una de esas vueltas típicas de Michael en sus videos. Pero cuando lo hice, me encontré con que había alguien en la puerta parado mirándome. – Hola. – Dije con suma inocencia, dedicándole una sonrisa que iba de oreja a oreja a aquella persona, dejando de bailar por unos segundos, mientras escuchaba como terminaba la canción.

Agradecía no ser una persona vergonzosa porque de lo contrario, en esos momentos, en vez de estar divertida como lo estaba, probablemente estuviera rogando que la tierra me tragara o que un meteorito cayera justo allí para que los dos nos muramos y esa escena ridícula no saliera nunca de aquella lavandería.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Karo Von Rebeur el Mar Feb 21, 2012 4:35 pm

Por las barbas de Dumbledore, ya que Merlín estaba demasiado en uso, ¿Toda esa ropa tenía que lavar? Ya me tenía que imaginar comprar una carpa para acampar en la lavandería. Junte la ropa que tenía, había jeans con oleos, algo que no iba a salir por más que me pusiera a fregar dentro del lavarropas, al igual que el acrílico, algo que era mucho más complicado de sacar ¿Por qué? El oleo si quitaba lo más rápido posible, una vez que la mancha cayera sobre la ropa, entonces se quitaba, quedaba una mancha parecida al del aceite pero se podía disimular, en cambio la de los acrílicos, ni aunque uno se pusiera toda la vida para sacarlas era imposible, aquella pintura se impregnaba a la tela como un pulpo a su presa. Me importaba poco, tenía la ropa manchada de acrílicos, oleos, temperas que jamás se quitan, pintura de grabado (Jamás sale), mi ropa era una paleta de colores. Ahora entendía porque la gente me miraba al pasar, porque si encontraba en mi placard alguna ropa que no estuviera manchada, entonces no era mío y preguntaba a mis compañeras de habitación “Oigan ¿Es de alguien?” cuando nadie respondía entonces me la quedaba, encontraba cosas bastante interesantes, a veces mi ropero se parecía bastante a esos baúles que tiene la universidad de objetos perdidos.

Junté toda mi ropa, por más que no pudiera sacarle las enormes manchas podían tener olor a limpio y ¡Oh! Como amaba el aroma a jabón en polvo, aquel día me había comprado uno líquido con olor a primavera ¿Qué olor tiene la primavera? No tengo ni la menor idea, pero tal parecía que olía muy rico. Sonreí y salí de mi habitación, dirigiéndome hacia la lavandería. La charla con Thomas me había tranquilizado bastante, pero cada vez que mi cabeza se ponía un solo segundo a pensar en todo lo que estaba viviendo la universidad, me irradiaba una ira que no podía controlar, quería encontrarse ese grupito nefasto y patearles el trasero. Tenía pensado muchas cosas, pero si me ponía a pensar por un solo segundo si yo les hacía daño me convertiría en lo mismo que ellos, no, no iba a ser igual y rebajarme a tan nivel de bajeza. Pero había que ponernos a trabajar lo más rápido posible y tratar de encontrar una buena solución, si no…tendré que pensar en encadenarme a la puerta de la universidad y hasta que no se detuvieran las amenazas y los secuestros, entonces yo no me desataría. Si mi padre se enterase de que su hija no estaba bien de la cabeza, lo más probable fuera que se echará a reír, y quiero aclarar que mi viejo tiene la risa más contagiosa que alguien pudiera conocer, supongo que me apoyaría porque siempre fue así, en cambio a mi madre, aunque es muy liberal y adora el arte más que a nada en el mundo, no le gustaría que su hijita saliera en los noticiosos porque se encadeno a la universidad, ella quería que yo fuera famosa y que saliera en los canales de arte y no en alguna locura propia mía, consideraba que mis padres me deshelarían si vieran semejante espectáculo. Pero realmente lo iba a colocar en mi bitácora de cosas importantes, porque si todo seguía así de mal, algo se nos tenía que ocurrir.

Mientras caminaba por los pasillos, bajaba las escaleras, me crucé con uno de los chicos estudiantes de arquitectura, los salude con una sonrisa en el rostro y seguí por mi camino, íbamos al caso que no todos los estudiantes de aquella carrera se creían más que todo el resto, había un par que si se lo creían, pero no estaban en mi lista de mis amigos, le escapaba a aquella gente que tuviera más ego que yo, la cuestión era que yo no me creía todo lo que solía decir, está bien tenía talento, no sólo lo decía yo porque necesitaba llamar la atención, pero muchas veces cuando los profesores me felicitaban o mismo cuando lo colocaban en la exposición, yo me sentía menos que el resto ¿Por qué tenían que colgar mis trabajos? Si había estudiantes muy buenos y a veces sospechaba que muchos de mis compañeros me tenían una envidia que no era tan sana. Con el paso de los años fui actuando una sonrisa que decía que claramente no me importaba y que sabía que yo era la mejor. Cuando en realidad no me creo nada, cuestiono a mi buena suerte, es eso. Buena suerte y mucha imaginación que la tengo.

Llegué a la lavandería, y al entrar me encontré con una escena un poco extraña, una chica con el cabello color ceniza estaba bailando al estilo Jackson, consideraba que era una buena imitación del “Hombre a la luna” y supuse que aquella no estudiaba canto porque no entonaba correctamente. Se percató de que yo estaba en la puerta –Hola- Comenté mientras dibujaba una sonrisa –No te preocupes, puedes bailar todo lo que quieras, es más Jackson va a estar muy conmovido de que alguien imite bastante bien su paso de baile, aunque no sé si se puede decir lo mismo con el canto- Me reí, quizá lo último estaba de más, no estaba bien que fuera demasiado sincera cuando apenas conocía a alguien, pero lo dicho, dicho estaba –Hey, me llamo Karo. Y te confieso que me has hecho acordar a un jueguito “Zombies Vs Plants” o al revés…no recuerdo- Dije mientras entornaba apenas los ojos –Es maravilloso ¿Lo has jugado? Yo lo empecé a jugar porque un día estando en una de las materias tenía al lado mío un compañero, Matt y este en vez de prestar atención a la clase comenzó a matar Zombies- Empecé a hablar como si a ella la conociera de toda la vida y como si realmente le importaba lo que le estaba diciendo, pero una vez que comencé a hablar, me era imposible cerrar mi bvocaza –Y me dijo “Hey Karo, bájatelo, está genial”- Imite la voz media ronca de mi compañero, eso le sucede por fumar tanto –Al principio lo dude, pero una noche que estaba medio aburrida me dije ¿Qué rayos? Y me lo bajé. Genial, tenía toda la razón, me pase noches sin poder dormir por esos malditos zombies que se te comen las plantas. Pero agradezco haberlo terminado y que mis noches de sueños ya no se vean más suspendidas- Comencé a sacar la ropa de mi canasto y las coloque, sin importar el color, en una de las maquinas, mientras le echaba el jabón liquido.
avatar
Karo Von Rebeur
Estudiante 3°
Estudiante 3°

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 12/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Invitado el Mar Feb 21, 2012 6:09 pm

Al escuchar el ruido de una de las secadoras, me acerqué a ella para sacar la ropa de su interior y tirarla toda dentro del canasto que había llevado. Lo tomé y me acerqué hacia la mesada, mientras oía a la chica, mientras comenzaba a doblar algún que otro jean. – Si, bueno... Lamentablemente no nací con el dote del canto... – Dije encogiéndome de hombros. – Pero yo creo que lo compenso con personalidad y buenos pasos de baile... – Le comenté antes de volver a moverme un poco a lo Micheal Jackson mordiendo suavemente mi labio inferior, antes de reír entre dientes.

Arqueé mis cejas al escucharla decir lo que yo hacía unos cuantos minutos había estado pensando. Era algo loco que justo comentara de ese juego, cuando yo había estado formulando toda una teoría paranoica en mi cabeza con respecto al juego. Eso lo único que comprobaba era que tenía razón. El creador de ese juego había visto el futuro y quería comunicarnos, a través de su juego, que Michael Jackson reviviría y traería a sus amigos zombies vestidos muy fashion de allá abajo para atormentarnos con sus bailes “inframundescos”. Reí por lo bajo al escucharla imitar a su amigo y me sorprendí un poco con la soltura con la que me estaba hablando.

La gran mayoría que conocía, así como a ella, era demasiado tímida y nunca en la vida se hubiese atrevido a entablar una conversación con “la loca de la lavandería”. Probablemente, se quedarían mirándome con cara de “WTF?” mientras que yo, sin importarme quien estuviera allí, seguía con mis bailes y mis desafinaciones. – Si, lo jugué, ¡Es genial! – Le dije dedicándole una media sonrisa. – Hace dos segundos atrás estaba justo pensando en eso, justo. – Le dije con un tono de sorpresa antes de sonreír.

– Son unos malditos. ¿Sabés cuanto me costó matar a ese “Dr. Zombie” para poder terminar el juego de una vez por todas? – Le comenté con un tono de indignación, algo exagerado, antes de reír por lo bajo. – No se moría más el desgraciado. – Agregué antes de volver a reír y seguir ocupándome en doblar la ropa. – Debo admitir que es un vicio ese juego. – Le comenté antes de reír. Las tardes aburridas, sin hacer nada, que me había pasado frente a la computadora matando zombies volviéndome loca porque los muy malditos se me comían las plantas y las de veces que me había saltado el cartelito ese que temblaba de “Te han comido los sesos”, que encima parecía estar escrito con moco...

Pensé por unos segundos en ir a buscar mi celular y sacar la música, pero sinceramente no quería. Ahora estaba sonando una canción muy buena de Poison y, que me disculpara la chica si le molestaba, pero era demasiado buena como para sacarla en ese momento. “Nothing but a good time” era una canción que, según mi punto de vista, nadie podía odiar y muchísimo menos dejar de escuchar. Me puse a imitar a Brett, - discimuladamente claro, ya había quedado como una loca una vez, prefería que no se diera cuenta del todo que estaba muy mal de la cabeza – mientras tarareaba la melodía y seguía doblando la ropa. – Las manchas de acrílico dicen que sale con retardador para laca... – Le comenté señalando su montón de ropa, al ver que esta estaba manchada con pequeños salpicones de pintura, que suponía que eran acrílicos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Karo Von Rebeur el Mar Feb 21, 2012 7:42 pm

Hice un ademán con la mano, sinceramente admiraba a aquellos que realmente tenían ese increíble don, yo lo único que sabía tocar era la guitarra y hacia tanto tiempo que no tocaba a mi “Olivia” así la había llamado, que ya no me acordaba como se ponían los dedos para crear el maldito “Sol” –Ah, es una envidia esa gente que sabe cantar y uno le pregunta ¿Oye dónde has aprendido a cantar así? Y responden “De ningún lado, nací así” Que suerte- Dije encogiéndome de un hombro, en mi caso a veces me preguntaban como había aprendido a dibujar de esa manera y lo que siempre solía decirle era que empecé calcando dibujos hechos por Durero, que le gustaba dibujar, entre otras cosas y que había empezado así, de animales y luego comencé a tratar de copiar cuadros enteros de Da Vinci, mi adorado genio y así termine con Ciruelo, un genio creando un mundo fantástico en donde reinaban los dragones y quizá las princesas, esto último iba más a mi imaginación que otra cosa –Igual, si uno se pone a pensar, últimamente no hay buenos cantantes, no sé que sucede. Bueno si los hay pero quizá no son muy buenas las canciones- Comencé diciendo, parecía mi abuela cuando algo no le gustaba que solía quejarse por todo, a veces me daban ganas de lanzarle un pan y que se dejará de hablar tan solo cinco minutos y al instante me percataba de donde había sacado el don de hablar mucho y rápido –Eso, es amiga, hay que tener personalidad para sobresalir del estereotipo que está impuesta por está sociedad en donde todos nos tenemos que parecer ¿Por qué? Pero claro cuando se sale de los parámetros, nos llaman anormales y sobre todo a los artistas ¿Por qué? Porque las artes no están bien vistas, nos creen vagos e ignorantes- De verdad me estaba pareciendo a una anciana. Gracias a Merlín (No cito a Dios porque no soy cristiana, profeso otra religión), todos los amigos de mis queridos padres son artistas y de mente abierta, así que no tuve que padecer eso que cuando te preguntan “¿Qué vas a estudia?” y uno le dice “Arte” la cara que ponen es épica.

Sonreí, aparentemente otra fanática más del jueguito ese y a decir verdad no le tenía mucha fe hasta que comencé a enviciarme con eso –Lo que más odiaba era esos zombies que volaban y te robaban plantas. Te confieso que amo todos los juegos que tengan que ver con matar a esos malditos- Aunque lo más cómico de todo era que yo les tenía miedo. Consideraba que si en algún momento caía una bomba nuclear y se desataba una epidemia en donde todos nos íbamos a convertir en zombie y por esas casualidades yo y un par más quedaban vivos ¿Cómo llegaría a mi casa para salvar a mi familia? Porque ni un arma sabía manejar –Desde que llego a mi vida la play, ya sea la uno, la dos o la tres, me enamoré de Resident Evil, aunque algunos no están tan buenas y considero que no hay juego súper que ese ¿Has jugado alguna vez?- Me llevaba bien con los chicos por ese motivo, me dejaban unirme a las competencias de play station cuando se hacía en el colegio, pero no les gustaba cuando una chica les ganaba en el PES -¿Sabes qué es lo más cómico?- Dije mientras veía como algo de mi ropa, daba vueltas y vueltas –Qué le tengo miedo a los zombies. Pero te confieso que soy algo masoquista porque sale alguna al cine y como loca estoy en la cola sacando la entrada- Estaba hablando de más y ella estaba en todo su derecho de pedirme por favor que cerrará la boca por un momento, pero me parecía que ella también era muy parecida a mi en ciertos aspectos, así que quizá no le molestará que hablara mucho.

-Poison- Mencioné haciendo hincapié en la canción que estaba empezando a sonar –Te admito que me gusta más el Brett viejito que cuando era jovencito- me acordaba en ese programa que solía pasar un canal de música que en estos momentos no me acuerdo y tampoco me venía a la mente como se llamaba el programa que él hacia –Me gusta Bon Jovi, Tracy Chapman (Aunque no es rock), Cridence, Beatles, Britney Spears- Me eche a reír a carcajadas –La última es broma ¿Qué otra música te gusta?- Yo tenía una gran variedad, pero admitía que algo de mis favoritos era más bien la música clásica que me ayudaba a pintar. Me fije que ella me decía sobre las manchas que había en mi ropa -¿En serio? Siempre creí que no salían con nada. Gracias. Igual creo que van a quedar ahí ¿No crees que luce con más onda las prendas?- Le pregunte guiñando un ojo –Adivino que carrera sigues ¿Arte?- Le pregunte, porque ¿Quién más podría saber eso?


avatar
Karo Von Rebeur
Estudiante 3°
Estudiante 3°

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 12/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Invitado el Miér Feb 22, 2012 3:26 pm

Se me hacía inevitable moverme con la canción mientras me encargaba de ordenar la ropa que acababa de sacar de la secadora. Era como si la música fuera una corriente eléctrica que, al entrar por mis oídos, hacía que comenzara a moverme sin poder evitarlo, al ritmo de esta. Pensé por unos instantes que hubiese sido genial haber nacido en los años ochenta cuando Poison, Bon Jovi o Mötley Crüe estaban de moda. Podía imaginarme vestida con jeans claros y apretados o pantalones de cuero, remeras rotas, el pañuelo rojo en la cabeza y el pelo todo alborotado y con mucho volumen al mejor estilo Axl Rose o Jon Bon Jovi. También me imaginaba yendo a sus recitales con mi grupo de amigos, fumando cosas un poco diferentes al tabaco o tomando cervezas en la casa de alguno, donde se había dado una de esas super fiestas que se veía que tenían los rockstars en las películas.

Sabía que probablemente eso era una exageración de Hollywood y que en verdad no había sido tan así la cosa en aquella época, pero tenía más que seguro que, si yo hubiese estado en esa época, habría hecho que eso se convirtiera en realidad. Quiero decir, tampoco era que estaba tan alejado de mi realidad actual, ya que me drogaba, y bastante, salía casi todos los fines de semana a bares o a discos donde tomaba bastante... A decir verdad, no llevaba una vida muy sana que digamos, pero por lo menos me divertía a lo grande y no me arrepentía de nada. Por eso suponía que, no importaba la época en la que estaba, habría tomado las mismas decisiones que había tomado ahora. Aunque hubiese sido mucho mejor ir a boliches y esas cosas donde pasaban glam rock o metal, como AC/DC, Metallica, Von Jovi y Poison, y no ese reggeaton asqueroso que pasaban ahora...

Volví a la realidad cuando la escuché hablarme de los videojuegos de zombies y preguntarme si alguna vez los había jugado. – Si, los jugué absolutamente todos. Los de Resident Evil, Dead Rising, The house of the death, los de Silent Hill, aunque no son zombies, no sé que son en realidad... – Dije encogiéndome de hombros. – Me encanta la play y todo tipo de videojuegos así que, sip, los jugué todos. Hasta me traje unos cuantos acá a la universidad. No puedo vivir sin ellos los fines de semana que me quedo adentro. – Le conté antes de volver a reír por lo bajo y encogerme de hombros, antes de proseguir con mi doblaje de ropa. – Las pelis también me las vi todas. Aunque no suelen gustarme mucho. La gran mayoría están echas con efectos muy malos, o son demasiado bizarras para mi gusto. Bueno, un tipo de bizarro que no me gusta, porque por lo general las cosas bizarras suelen gustarme mucho. – Dije dedicándole una media sonrisa mientras metía lo que había doblado dentro del canasto.

– Las únicas que me gustaron en serio fueron las de Resident Evil. Amo a Milla Jojovich, es tan linda... Y hace muy bien de Alice. Ahora va a salir una nueva creo... Los zombies están dentro de todo bien hechos en esa saga. Aunque mejor están los de The walking dead, viste esa serie?... – Le pregunté distraídamente mientras me acercaba al último lavarropas que estaba bajo mi uso, que acababa de terminar. Tomé la ropa de allí adentro y la tiré dentro de la secadora. – La historia de esa serie no me gusta, pero los efectos están hechos muy genialosamente, más que los de RE. – Dije antes de encogerme de hombros y soltar un pequeño suspiro. De vez en cuando me cansaba de hablar tan rápido y tan seguido, que necesitaba un respiro en el medio.

– ¡Si! En Rock of love estaba mucho mejor que antes. – Le dije dedicándole una sonrisa inocentona. Yo de ese programa, que lo pasaban en VH1, uno de mis canales de música preferidos, no me había perdido ni un solo capitulo. Aunque la última temporada – creo que había sido la última – esa en la que estaban en un autobús, la había odiado, era mucho puterio, más que las anteriores, y eso ya no me gustaba. – En la primera odie mucho a Lacey. Esa perra! – Dije con algo de odio exagerado, mientras negaba con la cabeza. – Aunque debo admitir que era linda. – Dije antes de reír por lo bajo y encogerme levemente de hombros. Había que ser honestos, esa mujer era una perra con todo el mundo, pero tenía un no sé qué en su rostro que hacía que me gustara.

La miré arqueando una de mis cejas cuando la escuché decirme todas las bandas que oía. – Como habrás notado, escucho todo tipo de música. No le hago asco a casi nada. – Dije riendo por lo bajo, mientras señalaba rápidamente mi celular, como forma de mostrarle que variaba bastante el estilo de música. – Y si tengo que decirte todo lo que escucho, no termino más... – Dije antes de reír por lo bajo, mientras terminaba de doblar una remera. – Pero todo lo que dijiste lo escucho todo. Excepto Britney que apesta... – Dije arqueando una de mis cejas con un gesto que demostraba un poco de desprecio hacia esa mujer. No había cantante que odiara más que a ella. Todas las cosas que había hecho para llamar la atención me ponían loca y me daba un poco de desprecio que hubiese caído en la poca originalidad con sus últimos albums, donde todas las canciones eran iguales-

– Creedence es una de mis bandas favoritas y una de las pocas en las que coincido con mi papá. – Le comenté rápidamente antes de sonreír a medias. Era muy difícil que coincidiera en gustos con algún miembro de mi familia – sobretodo con mi hermano Evan – pero cuando de Creedence se trataba, papá y yo éramos igual de fanáticos. – Me gustan también bandas como Slayer, Cradle of Filth, Nirvana, AC/DC, ZZTop, The White Stripes, Muse, Foo fighters... Aunque también escucho cosas como Kevin Rudolf, Fort minor, 2cellos, música clásica, P!ink, oasis... – Dije antes de respirar profundamente. – De todo, ves? – Dije antes de reír por lo bajo.

Luego de decir esas palabras, volví mi atención a la ropa mientras una nueva canción comenzaba, como si fuese a propósito, para apoyar justo lo que acababa de decir que tenía gustos de música bastante variada. Tomé una de mis remeras para ver que las manchas de pintura seguían ahí. Al parecer iba a tener que ir a comprar un retardador y probar a ver si eso de que sacaba las manchas era verdad. No entendía por qué seguía intentando sacarlas con un simple lavado en lavarropas pero por lo menos así estas estaban frescas y olían bien para la próxima vez que la usara. – Si, a mi me gusta como queda. Pero te digo por las dudas. Por si sos como yo y le sacas la ropa a tu compañera de cuarto y sin querer te manchas porque te agarro un ArtAttack desprevenido. – Dije antes de reír entre dientes mientras tiraba la remera dentro del cesto de ropa limpia. Obvio. La mejor carrera de todas. – Le dije con algo de soberbia fingida, antes de reír por lo bajo. – Estoy en segundo. Vos en primero, no? – Le pregunté mientras me apoyaba la espalda contra la mesada. – Digo... Porque no te vi nunca en mis clases y pareces más chica que yo... – Le comenté, antes de encogerme de hombros y soltar un pequeño suspiro.

Off: Creo que se me fue un poco la mano con lo que escribi xDDD Juntar a dos charlatanas hiperactivas me parece que no es muy bueno jajajaja

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Karo Von Rebeur el Miér Feb 22, 2012 8:41 pm

Oh ¿esto podía ser tan genial? Aunque había conocido a varias que jugaban a la play pero a casi ninguna le gustaba lo de los zombies. Confesaba que cuando no estaba matando a aquellos seres asquerosos, me creía una rockera cantando con el guitar hero. No había traído mi play porque estaba realmente cómoda en mi habitación de mi casa y no veía la hora de que fuera fin de semana para escaparme a mi casa donde me sentía realmente liberada, bueno la universidad era mi segundo hogar y por lo general, si me olvidaba porque me levantaba tarde (Trasnocho muchas veces seguida, soy una obsesiva con mis pinturas) iba en pantuflas, unas hermosas que me había regalado Tommy o descalza con mis hermosas medias a rayas y deditos. A los profesores no les gustaba que yo apareciera de esa forma y algunos me pedían por favor que regresara a mi habitación y me colocara un calzado adecuado para la clase. En ese entonces es donde realmente quería que me tragara de esos gusanos gigantes que tanto miedo le tenía Beetlejuice y desaparecer de la faz de la tierra. Me concentré nuevamente en el presente, en donde la lavarropa hacía su trabajo y yo hacia el mío que era charlar -¿Tienes la play? Oye ¿No quieres convertirte en mi mejor amiga? Y según el convenio de amistad puedo ir a tu habitación a jugar- Sonreí mostrándole mis dientes blancos y perlados, ya estaba tomando demasiada confianza, pero ella me agradaba porque tenía la misma locura que yo. Fruncí la boca, habíamos llegado a uno de mis miedos, realmente necesitaba un psicólogo con suma urgencia –A mi las películas me dan un poco de miedo, es más yo siempre voy al cine con mis amigos y me escondo- Me rasqué la nuca mientras me desordenaba el cabello –Pero soy masoquista y no las veo una, si no varias veces, porque como me tapo los ojos me voy perdiendo gran parte de la película. Pero si, los efectos son muy bizarros. Ya no hacen películas de terror buenas. It, el payaso maldito me ha traumado de por vida- Le dije pensando en el pánico que me hace acercarme a uno de los payasos.

-Intenté ver el primer capítulo, en serio me dan miedo- Me eche a reír a carcajadas, quizá la chica pensará que estoy mal de la cabeza y no se equivocaba. Era una de las series “The Walking dead” que tenía en mis favoritos para poder ver, pero cada vez que ponía el segundo capítulo gritaba como una posesa y lo terminaba sacando, porque mis compañeras de habitación querían dormir –Pero si me acompañas y me sostienes la mano, la empezaré a mirar. ¿Te he dicho que soy masoquista?- Le pregunte mientras ladeaba el rostro. Ella se había convertido en una amiga, aunque había pasado solo una hora o menos charlando. Le di la razón, con un gesto con la cabeza, de que Milla era una excelente actriz –Me acuerdo, hablando de Milla J, que la vi por primera vez en la película que trabaja Bruce Willies, no me acuerdo como se llama. Liluu algo así se hacía llamar su personaje y tenía el cabello naranja con rubio. Igual al mío- Señalé mi cabello, estaba realmente arruinado de tanta tintura, pero aun así lo seguía arruinando porque me gustaba llevarlo de ese color. Mi madre no podía comprender como era capaz de ocultar mi rubio natural. Mi lavarropa hizo un ruido, que me decía claramente que ya había terminado. Me acerqué y la metí a la secadora, mientras me acercaba al cesto y volvía a colocar la otra tanda de ropa sucia –Amo la edad media- Comencé diciendo como si estuviéramos hablando de ese tema –Pero yo sin tecnología me muero ¿Cómo podían vivir sin está cosa?- Dije señalando al lavarropas.

Era verdad, le gustaba toda la música que podría existir y a lo que realmente se podía llamar música –Te confieso algo- Dije mientras me acercaba a ella para hablarle por lo bajo –Estoy enamorada de Beethoven- Asentí con la cabeza, desde que caí por casualidad en un canal donde pasan todas películas viejas y lo vi al gran amor de mi vida en pantalla, (léase amor de mi vida Gary Oldman) haciendo de Beethoven, tenía nueve años cuando le pedí a mi papá que me llevará a una casa de música y me comprará todos los cds que música clásica. Pensó que era un capricho pero igual me lo concedió –Intente tocar el violín, pero soy un asco. Así que me quede con la guitarra- Le dije como si a ella le interesara de verdad mi vida –Oye y ¿Por qué no creamos una banda tributo de Creedence?- Eran ideas locas que se me cruzaban a veces en mi cabecita pelirroja –Nos podríamos llamar…- Hice una pausa y fruncí el ceño mientras trataba de que me viniera algo a la cabeza, que fuera original y además cómico - klarem Wasser- que era Clearwater en alemán, no había pensado demasiado –Estoy corta de imaginación hoy- Me encogí de hombros mientras sacaba la ropa de la secadora y me disponía a ponerla a un lado, no tenía pensado doblarla, no me iba a tomar ese trabajo, es más usaba la ropa arrugada.

Negué con la cabeza, mis compañeras de habitación no me prestaban la ropa porque sabían que las iba a manchar en cualquier otro momento, y ella no me pedían a mí porque nunca nos poníamos de acuerdo en gustos –Tengo los gustos diferentes a mis compañeras de habitación. Jamás coincidimos ni en la ropa, ni en muchachos. Aunque ahora que lo pienso detenidamente, este año no me gusta nadie. No he visto a ninguno interesante.- Le dije mientras me encogía de hombros. Por lo general me gustaban los arquitectos o los médicos, pero allí no había ninguno que me llamara la atención, Merlín, me iba a quedar soltera para toda mi mediocre vida -No entienden a los artistas- Dije haciendo una mueca –Piensan que estamos todos locos, pero si nos vieran a nosotras dos, pensarían que no tienen razón- Más bien nos encerrarían a las dos por lo locas que estábamos. Me quede literalmente con la boca abierta, mientras me echaba a reír a carcajadas –No, yo estoy en tercer año, quizá sea por eso que no me has visto en ninguna de tus clases- Y acá aparecía la Karo agrandada –Y si vas al salón de exposiciones, veras dos obras mías, una del año pasado y otra de este año- Sonreí orgullosa de mis logros, Tom bromeaba que tenía el ego demasiado elevado y estaba segura de que en algún momento me aplastaría –¿Qué clase de pintura haces? Por favor no me digas que haces ese arte abstracto que es horrible- Le dije implorando a que ella hiciera, no sé cubismo que era mucho más interesante que esas manchas horribles que solían hacer los nuevos artistas –Sabes lo que odio- Comencé diciendo –Esa gente que se cree que por hacer una mancha en el bastidor, son artistas. Yo les diría, Miguel Ángel se paso como cuatro años para pintar la capilla sixtina y tu por poner una mancha te crees Picasso- Meneé la cabeza –Yo estoy empezando a recrear el renacimiento y romanticismo- Quería conocerla un poco más, porque comenzaba a agradarme.


avatar
Karo Von Rebeur
Estudiante 3°
Estudiante 3°

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 12/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Invitado el Miér Feb 22, 2012 10:19 pm

¿En realidad yo estaba entablando una conversación con alguien que de verdad me caía bien, con sólo haberla conocido hacía una hora atrás, o era todo producto de mi imaginación volátil o de tener la cabeza sumamente frita por las drogas? Era bastante raro que yo me pusiera a hablar con alguien de esa forma, como si hubiese una confianza creada hacía bastante tiempo, o como si fuera alguien que conocía desde que había entrado en aquella universidad. Pero a veces esas cosas raras pasaban, al igual que pasaba que alguien no me encontrara completamente loca o me dijera que era bastante insoportable cuando me ponía a divagar. – Si, cuando quieras podes venir. Es más divertido si jugas con alguien, así que... – Dije antes de encogerme de hombros. Casi siempre jugaba sola a la play, porque mi compañera de cuarto, en ese sentido, era una aburrida y no le gustaban los videojuegos, a mi hermano no le gustaban los zombies y los amigos hombres que tenía, que si les gustaba jugar a la play, siempre querían jugar a los malditos juegos de soccer, o alguno de pelea.

Cuando escuché hablar de esos que empezaban con “p”, dejé de sonreír y me puse completamente seria al recordar aquel bendito cumpleaños de una de las compañeras que había tenido en el kínder. Recordé a Risitas devolviéndole los golpes a ese animal que empieza con “c”, y sentí como un escalofrío recorría mi espalda. Esperaba no haberme visto como era típico en las películas cuando alguien le nombraba a otro algo que lo había traumado y el ojo le temblaba, mientras tenía una cara de pánico épica. Me giré dejando la remera sobre la mesada y clavé mi mirada en la chica, borrando todo atisbo de sonrisa, por unos segundos, antes de hablar. – Nunca en la vida los vuelvas a nombrar delante de mí. – le dije en un tono que notaba que estaba bromeando, pero no tanto. – Les tengo fobia. No me gustan... – le dije frunciendo un poco el ceño mientras negaba con la cabeza y miraba para otro lado. Traté de sacarme ese recuerdo de la cabeza, doblando más ropa y escuchando a la chica. – Y esa película mugrienta nunca la voy a ver, ni pienso leer el libro. – Dije haciéndome la ofendida con Stephen King o Tommy Lee Wallace, pero a los pocos segundos solté una pequeña risa.

Puse los ojos en blanco por unos segundos y negué levemente con la cabeza. – No, me parece que no... – Le respondí con algo de sarcasmo arqueando una de mis cejas antes de reír por lo bajo. Volví a tomar la remera que había tirado por ahí para terminar de doblarla y solté un suspiro pesado al ver que todavía me faltaba doblar la pila de ropa que seguía en la secadora. Maldita la hora en la que había dejado que tanta ropa se acumulara, y maldita la hora también que había decidido tomarle la remera a mi compañera o cuando había aceptado ese acuerdo bendito. – Dale, algún día que te vengas a jugar a la play la vemos. – Le dije encogiéndome de hombros, tal vez bromeando, tal vez en serio, mientras dejaba de quejarme en mi mente. Tampoco era que me molestara volver a cruzármela algún día y mucho menos hacer algo entretenido, como lo era ver series y jugar a la play, con ella.

– Sexto sentido! Si, era Lilu. Me encanta esa película. No sólo por Milla sino por bruce Willis también. Ese hombre me mata en “Die Hard”– Le dije antes de reír por lo bajo mientras negaba ligeramente con la cabeza. Milla era mi amor lésbico y Bruce Willis uno de mis tantos amores heteros, y que estuvieran los dos juntos, hacía que me gustara aun más la película, más allá de todas las razones cinematográficas por las que ya me gustaba de antes.

Solté una pequeña carcajada al oír su siguiente comentario y me encogí de hombros mientras alzaba mis cejas y hacía un gesto con la boca, que dejaba notar un claro “No sé”. Muchas veces me ponía a pensar en eso. Qué hubiera sido de mí en aquella época, sin tener absolutamente nada de tecnología, ni un auto, ni un reproductor de música, ¡¡o el cine!! Probablemente me hubiese vuelto loca, o... Bueno... Tal vez sería cuerda. ¿Quién sabe? Tal vez la responsable de mi locura era la tecnología y sin ella, tal vez fuera alguien centrada y tranquila, al igual que mi hermano Evan. A veces me preguntaba si el Doc Brown no se había ido con Marty Mcfly al pasado, a eso de los años veinte o por ahí, y se había vuelto con un “Evan” de recuerdo que, porque los había terminado de aburrir completamente, se lo habían tirado a mamá para librarse de él y aburrir a la familia Cassidy...

Molestaba mucho a mi hermanito menor con eso de que era aburrido pero, siendo sinceros, sin él probablemente toda mi vida hubiese sido diferente y, aunque no me gustara admitirlo, porque se suponía que yo le decía que no era así, mi vida hubiese sido un gran y completo aburrimiento. ¿Quién hubiese sido victima de mis bromas? ¿Quién hubiese soportado todas mis locuras y me hubiese ayudado cuando lo necesitaba? Sí bien me la pasaba peleando con el las veinticuatro horas del día, nunca aceptaría cambiarlo por nada ni nadie en el mundo. – Aunque claro, de todas esas cosas que estaba pensando en aquel momento, él nunca se enteraría de ninguna. –

Sacudí mi cabeza para tratar de volver a la realidad, cuando noté que la chica había continuado hablando y yo no le había prestado atención ni a una sola palabra de todas las que había dicho, después de lo de la tecnología. – ¿Una banda? Si cuando llegaste me dijiste que cantaba mal... – Le dije arqueando una de mis cejas, levantando una de mis manos. Reí a los pocos segundos y me encogí de hombros. – Si queres la hacemos, aunque yo no sé que haría ahí. Más que cantar mal y pelearme con la batería no sé hacer... – Le dije antes de dedicarle una sonrisa de lado. – ¿Juana Heineken Revivido? – Dije frunciendo el ceño, con un gesto algo pensativo, mientras trataba de sonar seria ante la gran estupidez que estaba diciendo. Probablemente mi chiste no lo entendiera. No todo el mundo sabía que “Creedence” era el nombre de un amigo de la banda, “Clearwater” era una marca de cerveza y “Revival” era por el revival del Rock And Roll que hacia la banda. Ellos habían reinventado el Rock And Roll clásico, a finales de los 60, por eso consiguieron gustar a todo el mundo. Su sonido era muy autentico y único, sin una complejidad musical como la que tenían otros artistas de su época... Yo había dicho que esa banda me gustaba, ahí estaban las pruebas.

Aparté mi mirada de la chica, abstrayéndome una vez más. Lo que acababa de pasar por mi cabeza, toda esa información acerca de la banda, no se alejaba mucho a los conocimientos que podía tener un psicópata Stalker de su victima. No pude evitar fantasear un rato y ponerme a ver imágenes en mi cabeza. Una chica de maso menos mi edad, loca por la banda, en los fines de los sesenta, - cuando Tom Fogerty todavía seguía vivo - los seguía por todo el país, yendo a sus recitales, pasando horas y horas en la puerta de los hoteles y estudios esperando a que salieran para poder tomarse una foto con ellos y conocerlos. Hasta que un día, luego de Stu Cook la sacara del medio para poder meterse en el auto e irse del recinto donde acababan de dar un recital, la chica se enojaba y decidía raptarlos para torturarlos y hacerlos retractarse por haberla tratado así de mal. Por unos segundos me imaginé a la chica muy al estilo Kathy Bates en “Misery”, con un cuchillo en la mano, contándole cuanto los amaba y blah, blah, blah.

Y otra vez, luego de lo que le había dicho sobre lo de la pintura en la ropa, no había prestado atención ni a la mitad de las cosas que me decía. A veces no entendía por qué me ponía a hablar con alguien si era propensa a hacer ese tipo de cosas y quedarme con dos o tres palabras de todas las que la otra persona estaba dirigiendo hacia mí. – ¿En tercero? ¿En serio? ¿Qué edad tenes? – Le pregunté frunciendo levemente el ceño. Aunque ahora que me lo ponía a pensar, era viable que la chica, siendo más joven que yo, estuviera un año más adelantada. Siempre me olvidaba del pequeño detalle de que había empezado otra carrera – la cual no había terminado – y eso hacía que fuese más grande, incluso – que mis compañeros de clase acá en la bauhaus.

Sonreí a medias al oírla y negué con la cabeza. – No. Aunque admito que a veces se me da por lo abstracto. Supongo que es la pequeña pintora que tengo dentro que, de vez en cuando, quiere divertirse manchando un bastidor. – Le dije con una leve sonrisa antes de encogerme de hombros. – El romanticismo me gusta. Lo victoriano es mi amor platónico... – Le dije con una media sonrisa. Tomé una de mis prendas y la alcé para que la pudiera ver bien. – Como veras... – Le dije antes de reír entre dientes. Si, era un corset de estilo victoriano y si, lo usaba cuando salía a la calle, sin que me importara lo más mínimo lo que la gente pudiera opinar sobre mi vestimenta. - La búsqueda de la belleza frente a la fealdad del mundo moderno... – Comenté como si estuviera recitando una poesía, o estuviera diciendo algo sumamente profundo. – Esa es mi pasión. – Agregué, antes de encogerme ligeramente de hombros. Mientras terminaba, por fin, de doblar la segunda tanda de ropa.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Karo Von Rebeur el Jue Feb 23, 2012 7:32 pm

-Listo, lo tendré presente. Soy como los vampiros, al menos los de Buffy, una vez que me has dejad entrar a tu habitación no me sacas más de allí- Santo Merlín, tenía que dejar de hablar tantas estupideces porque si bien rara vez me importaba si alguien le molestara mi verborragia, pero admitía que mucha gente se quedaba en el medio de las cosas que solía decir. Era por eso mismo que por lo general hablaba sola y recordaba que cuando era pequeña mis compañeros de la escuela me temían “Karo está loca” le decían a la maestra que se me acercaba a mí con aquellos ojos echa una furia, pidiéndome, poco amable, que dejará de asustar a los niños. Realmente agradecía los padres que me habían tocado, cuando llegue a mi casa llorando como una condenada a la hoguera, mi madre se enfureció, me tomo de la mano y le arrastró nuevamente hacia el colegio, en aquellos momentos realmente pensé que me llevaría a pedirle algún tipo de disculpas, aunque no lo veía muy adecuado porque no estaba haciendo nada malo. Cuando la maestra salió con su sonrisa habitual de la sala de profesores, mi madre pidió hablar con la directora y cuando estábamos todos reunidos, mi madre saco de su bolso la chequera y le dijo “¿Cuánto desea para que se vaya de está escuela?” todos quedaron anonadados, incluso yo que no entendía nada. La maestra lloró e imploró, pero mi madre le contó todos los males que ella me estaba haciendo pasar, así que sin más se quedo sin el pan y sin la torta y yo seguí asustando a mis compañeritos. De todas formas no me enorgullecía demasiado que mi madre hubiera utilizado el dinero y mucho menos que una mujer perdiera el empleo, pero rescataba que mi madre era una mujer sumamente amigable y me amaba con toda su alma, para mí valía mucho más -¿A tus compañeras de habitación no les gusta la play?- Le pregunte está vez sacando la ropa del lavarropas y colocando la última tanda.

Me quede perpleja ¿Qué le acababa de suceder? ¿Por qué se había puesto de esa manera? Miré para todos lados tratando de entender lo que acababa de suceder, como si haciendo un paneo general del sitio estuvieran escritos con tinta en la pared con la respuesta. Me quede con la boca abierta, conocía a muchos que odiaban a aquellos seres que se vestían de muchos colores y no eran los hippies y que llevaban una nariz roja, pero así y todo, seguían existiendo esas cosas malditas –Está bien, no lo diré nunca más- Prometí alzando la mano, recordaba que aquella fobia tenía un nombre, pero no se me venía a la mente y no tenía ganas de sacar mi móvil (un Black Berry verde) para buscar en google como se llamaba aquella fobia. -He encontrado a muchos en el camino que odian a los cosos esos- Mencioné sin usar la palabra que ella tanto odiaba. Podía ser maldita pero solamente con la gente que albergaba un lugar muy especial en mi corazón, como lo era Tommy, aunque sabía hasta que bromas podía limitarme. Me eche a reír a carcajadas, ante el comentario –No te pierdes de nada. A S. King le falto imaginación para el final y sinceramente me pareció muy bizarro- Dije negando con la cabeza, una araña, eso era el payaso en la escena final, una araña asquerosa que la asesinan con una piedra o un pendiente de la chica…no me acuerdo.

Tal parecía que a ella también le gustaba Willies, no era el estilo de hombre que a mi me podría llegar a gustar, pero gustos son gustos –Si, Bruce hace buenas películas. Me gusta otro tipo de hombres, como Gary Oldman- Puse la misma cara que podría poner Homer Simpson cuando veía algo de comida, no podía ser tan hermoso ese hombre –Esto va a sonar re contra hueco- Le dije mientras asentí con la cabeza –Pero, yo no quería que Demi Moore lo dejará al pobre de Willies, también me puse mal cuando Jennifer Ainston (O como se diga)- Dije mientras movía mis manos –Dejó a Pitt, aunque fue al revés- A mi madre le encantaba todo lo que se relacionaba con la farándula, aunque ella no aceptaba trabajar en el cine como escenógrafa, (Le gustaba más trabajar en el teatro), le gustaba rodearse de glam y saber todo lo que pasaba tras bambalinas. Extrañaba estar en casa aunque me paseara por la universidad sabía que ya faltaba pocos años para que me graduara y regresará con honores y por sobre todas las cosas empezar a buscar un trabajo que me permita vivir de lo que amaba. Mi padre era un gran artista y quizá me diera una mano, pero no quería que mi apellido pesara en el mundo del arte, así que estaba pensando seriamente en hacerme anónima, hacerme un nombre falso y listo.

-Tengo 21 años- Le dije encogiéndome de hombros, a veces mis padres bromeaban de que parecía una nena de 12 años que muchas veces me dejaban entrar gratis a los teatros, aunque yo sabía que era mentira, no parecía una pre adolescente, si no me estaría colgando de algún mástil -¿Tu, cuántos años tienes? Supongo que eres mucho más chica que yo- Lo supuse por los años, aunque no me tenía que fiar mucho de ellos porque en las universidades uno se podía encontrar con gente de todas las edades. La escuché atentamente, al parecer a ella le gustaba el arte abstracto que a mi no me gustaba en lo absoluto, quizá porque no me tomaba el tiempo de entenderlo, si era eso, no lo entendía. Me fijé en la prenda victoriana que tenía, ella tenía toda la razón, aquella época las mejores prendas se las ganaba –No sólo eso- Dije como si ella estuviera en mi cabeza, a veces pensaba que Thomas tenía razón cuando hablaba más bien para mí que para los que me rodeaban -¿has leído Austen? Amo como se trataban, ese respeto y ese amor que hoy se ha perdido bastante- Dije mientras fruncía el ceño, estaba de acuerdo con la igualdad entre el hombre y la mujer, pero también consideraba que últimamente los hombres se estaban aniñando bastante. Éramos nosotras las que teníamos que ir al acecho -¿Tienes más prendas como está? ¿La has hecho tu no?- No recordaba lo que me había dicho, era condenadamente distraída y me odiaba por ser así –Ya te imagino en esa época como una condesa- Asentí con la cabeza. Tenía todo el aspecto de ser de la nobleza.

-¿Qué te llevo a elegir arte?- Le pregunte mientras sacaba la segunda tanda de ropa del secarropa y la ponía en el cesto que ahora estaba vació. Que suerte que ahora tenía casi toda la ropa lavada y con rico olor, no estaba dispuesta a ponerme la bombacha de la mujer maravilla. Era incómoda y muy grande.


avatar
Karo Von Rebeur
Estudiante 3°
Estudiante 3°

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 12/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Invitado el Vie Feb 24, 2012 7:40 pm

– Con tal de que no quieras morderme y transformarme en un Edward Culo cualquiera... Digo, Cullen... – Dije mirando hacia otro lado, como pensativa, antes de reír por lo bajo y encogerme de hombros. Odiaba esa saga de películas, odiaba esas novelas, odiaba a la que los había escrito. No sólo que escribía como si fuera una cavernícola, sino que también había arruinado todo lo que tenía que ver con el vampirismo, algo que de por sí me gustaba, hasta que esta idiota había salido con sus vampiritos gays/Emos, esa Bella histérica que parecía estar en celo y esos perros con rabia asquerosos.

Pero lo peor de toda esa movida no eran los libros, no eran las películas mal echas y de bajo presupuesto, con actores de madera y efectos especiales malísimos, sino que lo peor de todo era esa horda de adolescentes enajenadas y excitadas por un tipo que tenía la misma expresión que una toalla y otro que tenía cara de Bulldog, que también actuaba mal. A este último por eso seguramente lo habían elegido para actuar de hombre lobo, porque tenía la cara de perro y actuaba igual que uno. Bueno, no, tampoco. Pobres perros, ellos actuaban mejor, no había que insultarlos tanto a los pobres canes.

Que me disculpara la chica si a ella le gustaba todo eso pero a mi la verdad me daban ganas de vomitar cada vez que escuchaba hablar de ello y me irritaba demasiado pensar que los libros de Stephany Meyer, que estaban escritos tan mal, eran best sellers y todo el mundo decía “ayy no, el mejor libro que leí en mi vida!”. A cada persona que escuchaba decir eso me daban ganas de empezar a revolearle libros de S. King, de Cortazar, Borges, William Blake, Poe, Wilde... De tantos, había tantos escritores mucho mejores que esa mujer, y si querían algo más contemporáneo, bueno, J.K Rowling era aceptable. Sus libros de Harry Potter me habían gustado mucho.

Negué levemente con la cabeza, algo indignada por lo que venía pensando y solté un pequeño suspiro para olvidarme. – No, a ninguna. Me dicen que es muy de hombre o que les da miedo... O que son muy sangrientos. – Dije antes de encogerme de hombros. Yo no me caracterizaba por ser alguien muy femenina que digamos, tampoco por ser alguien que se asustara fácil – excepto cuando se trataba de payasos, caballos y bichos – y el gore era algo que me gustaba demasiado en los videojuegos y en películas. Por eso uno de mis directores preferidos era Tarantino y Robert Rodriguez.

Reí por lo bajo al ver que se había tomado demasiado en serio mi orden. A veces podía ser muy imperativa pero siempre lo hacía en broma. En realidad, casi nunca hablaba en serio así que el 99% de lo que decía no era para tomárselo tan a la tremenda. – Y me lo seguiré perdiendo. – Dije antes de reír entre dientes, mientras doblaba unas prendas de ropa más. Todo bien con Stephen King y sus otros libros, pero ese, justo ese, jamás lo leería. Hasta podía soportar leer Cujo siete veces seguidas, al igual que la película, pero ese libro no. Nada que tuviera que ver con payasos o se relacionara con ellos.

– Demi Moore es una idiota. Yo ni loca dejo a alguien como Willis. – Dije antes de reír por lo bajo. – Menos para después casarme con un tarado como Ashton Kutcher. Me cae mal ese chico, además no lo entiendo. No sé si se hace muy el idiota, cosa que ya me cansa, o si en realidad lo es. – Dije negando con la cabeza levemente antes de encogerme de hombros. – Y Pitt hizo bien en cambiar a Jenifer por Angelina. Ella es una Diosa. Me encanta. – Agregué con una leve sonrisa. No era alguien que estuviera mucho en eso de los chismes de famosos y demás, pero justo esas cosas habían sido bastante renombradas en su época. Si bien vivía en un termo con la tapa cerrada, a veces se escuchaban un par de vocecitas del otro lado que hacían que de algo – aunque sea poco – me enterara.

Solté un pequeño suspiro a modo de risa incrédula. ¿Pensaba, en serio, que era más chica que ella? No lo decía por ella, sino por mí. – ¿”Mucho”? – Repetí arqueando una de mis cejas. No tenía una cara muy de adolescente como para que se pudieran confundir mi edad y darme menos años. Estaba algo demacrada – tanto por no dormir bien como por las drogas y una vida hiperactiva – como para que me dijeran que tenía menos de veinte años. – No. Tengo veintidós. Casi tres. – Dije mientras doblaba algunas cosas más, ya bastante cansada de hacerlo. – Empecé otra carrera antes que esta, por eso. Pero no la terminé. Me encantaba, si, pero no me apasionaba mucho. – Le conté rápidamente mientras doblaba una de las últimas prendas.

Negué levemente con la cabeza y me encogí de hombros. – Algo, pero no recuerdo mucho. – Le dije mientras abotonaba una de mis camisas. La verdad era que no leía demasiado porque me hacía mal. No a la vista ni a nada de eso, sino porque no podía mantenerme tan quieta como para poder leer más de una pagina. Y si me quedaba quieta por más tiempo, empezaba a sentirme un poco mal. Eso es lo que tiene la locura, no te deja de disfrutar de algo tan lindo como leer un libro, sin tardar un año entero en terminarlo.

Negué con la cabeza enérgicamente y le dediqué una sonrisa amplia. – Nop. Mi madre lo hizo. Ella es diseñadora de ropa, le dije así nomas como lo quería y ella me lo hizo. Tengo unos cuantos más así, aunque los uso solo cuando salgo a algún lado masomenos. La gente te mira con cara rara si vas así por la vida. Aunque a mi me importa muy poco lo que opinen... Bueno, hay veces que me dan ganas de romperle algo en la cabeza a los que me critican. Métanse en su vida y dejen la mía en paz!. – Le dije con una media sonrisa antes de reír por lo bajo. A veces era bastante sincera con todo y, más de una vez había pasado que le había dicho una vulgaridad muy grande al que me había dicho que era una ridícula y que me cambiara. Si ellos querían ser todos iguales, vestirse con la misma remera, los mismos jeans, los mismos zapatos, allá ellos, que se mueran en su poca originalidad, yo no tenía por qué acoplarme a su falta de imaginación o a sus malditos estándares sociales.

– Sabes? Me hubiese encantado vivir en la época esa. La ropa que se usaba era sumamente hermosa. Voy a ver si algún día me cruzo con el Doc Brown y le pido prestado el DeLorean, para irme ahí y traerme mucha ropa – Le dije antes de soltar una pequeña carcajada y encogerme ligeramente de hombros. – La verdad que no sé. – Le respondí encogiéndome de hombros antes de reír por lo bajo. Nunca me había puesto a pensar a ver por qué era que había decidido cambiarme a pintura. Suponía que era algo con lo que ya había nacido. Siempre me había gustado dibujar, pintar, hacer esculturas... Hasta el origami me gustaba.

– Supongo que es algo que viene desde que nací. Siempre me la pasaba dibujando y todo eso. Además me encanta mancharme y llenarme de pintura. – Comenté de forma divertida antes de reír por lo bajo. Para mí la pintura no tenía sentido si no terminabas con toda la frente violeta y verde, las manos con un pastiche de acrílicos de todos los colores mezclados y con la ropa rediseñada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Karo Von Rebeur el Mar Feb 28, 2012 11:06 pm

Off; Perdón la demora del rol, no tuve mucho tiempo.

Me eche a reír a carcajadas, si en algún momento de mi vida alguien me convertía en vampiro y me decía que me iba a parecer a los Cullen, yo misma me suicidaba aunque no sabía como se morían aquellos vampiros gays. Negué con la cabeza mientras movía mis manos al mismo tiempo –No, olvídate, yo soy más como los vampiros de Anne Rice. Esa es una escritora de primera, no como esa que un día aburrido, dijo “Me voy a poner a escribir”- No había visto las películas pero admitía que promovida por la maza de adolescentes que en ese entonces iba a mi secundaria, me había comprado toda la colección de Crepúsculo. Me quise matar cuando leí lo llana que podía ser la escritora y aprendí que para criticar había que entender algo del tema. Luego los libros los lleve a la biblioteca cerca de mi casa, después que los deje me di cuenta de que estaba alentando a que gente lo leyera, pero lo hecho, hecho estaba –Los vampiros me gustan y mucho. Empecé leyendo Drácula y después me metí con entrevista con un vampiro- Y de ahí nació mi adicción a esas criaturas, sabía que eran mentira y por sobre todas las cosas había un personaje en particular que me gustaba mucho y ese era nada más y nada menos que Vlad Tepes el que incito, por decirlo de alguna manera, a Stoker a escribir su cochina novela. Lo pintaba a Drácula como un sanguinario, autoritario y tirano, cuando en realidad era él quién deseaba la paz en su tierra y los otomanos querían apoderarse de Rumania. Nadie lo comprendía...

Me sorprendí al ver que había otra persona en el universo que pensará de la misma forma que yo, dudaba que fuera hermana mía porque recordaba que mis padres no tuvieron más hijos, aunque le planteé la idea de adoptar a Thomas, un día que me aparecí de sorpresa por mi casa. Ambos se negaron y mi madre me dijo que no quería nada de abogados en su casa, que me olvidará de mi idea loca. Nadie entendía que Tommy era mi alma gemela, que entre él y yo existía una hermandad que no creía conocer jamás. Mis padres creen que estoy mal de la cabeza y si bien he ido a los psicólogos, nada funciono –Yo tampoco me lo soporto a Asthon o como sea- Dije moviendo la mano para quitarle importancia, jamás supe como se decían o se escribían los nombres de los actores y actrices de Hollywood porque sinceramente me importaba un rábano –Con él, el Two and half man lo arruinaron completamente. Perdió toda gracia. Yo si fuera los productores, pensaría seriamente en terminar la serie- Moví la cabeza, me molestaba muchísimo cuando algunas series, pongamos de ejemplo “Smallville” y “Supernatural” las alargaban tanto rato que ya perdía todo el sentido de la serie –A veces te digo, que prefiero que terminen la serie con un final digno y no que lo alarguen tanto porque ya pierde toda gracia- Esperaba que no hicieran lo mismo con Merlín y con alguna otra serie que me gustara, que en estos momentos no me venía ninguna a la cabeza. Preferí no opinar del tema de Angelina Jolie y Pitt porque la primera no me caía muy bien.

-¿Qué carrera seguías antes?- Le pregunte mientras sacaba la ropa, la última ronda de ropa que estaba sequita. Me fije que había una remera de algodón blanca que se encontraba demasiado arrugada, de todas formas no tenía pensado, ni borracha, en plancharla, quizá durmiera está noche con ella para que se le vayan algunas arrugas y listo. La metí al canasto hecho un bollo, total el que no le gustaba mirarme con mi ropa arrugada podía mirar hacia otro lado –Yo, cuando era pequeña, quería dedicarme a la medicina. Menos mal que no lo hice porque mis pacientes se levantarían del quirófano y se marcharían. Ni yo me soporto cuando hablo tanto- Le hice mención a que muchas veces hablaba sin parar, no entendía como algunas personas todavía se encontraban a mi lado y tenía que agradecer a Tommy y a Angie.

-Tu madre es una Diosa con el tema de la ropa ¿Tiene una casa de ropa?- Que curiosa que era, menos mal que no era gato porque ya estaría muerta. Una media sonrisa apareció en mi rostro, era cierto lo que ella decía, si uno se vestía diferente a lo que regía la sociedad entonces eras una ridícula y las personas te miraban con cara de extrañeza –Si te miran y te dicen eso, yo tengo la teoría de que sienten envidia- Aquellas personas eran como las mismas serpientes, tenían que tener mucho cuidado para no morderse la lengua porque podían acabar muertas por su propio veneno.

Volver al futuro era una de mis películas favoritas, recordaba que en una fiesta de disfraces de mi secundaria me había disfrazado del Doc Brown, aunque mis compañeros, algo faltos de imaginación, creyeron que me había disfrazado de Einsten –Si te lo encuentras ¿Puedo ir yo también? Lo usaría para conocer a Durero, es el amor de mi vida ¿Has visto sus obras? Ojalá yo pudiera dibujar o pintar así. Aunque ahora son tiempos modernos y hay que progresar un poco- Esa era la clase de arte que yo quería hacer, todavía me faltaba mucho, solamente sabía pintar bien, unicornios, dragones y alguna clase de animal extraño que se me pasará por la cabeza, pero humanos todavía me costaba un poco hacerlo -¿Ya has expuesto algo en el salón de exposiciones?- Le pregunte, realmente quería saber como era su estilo.


avatar
Karo Von Rebeur
Estudiante 3°
Estudiante 3°

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 12/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 03, 2012 9:00 pm

Off: Don't worry, Be hippie xD (:


Cuando terminé de doblar la ropa, me subí a la mesada donde segundos antes había estado el montón de ropa arrugada, justo al lado de mi canasto con ropa. Le dí algunas palmadas a mis piernas, rítmicamente, como para seguir con el descargo de energía. – ¡Exacto! – Dije sobresaltándome un poco, mientras abría algo los ojos y asentía con la cabeza. Así era como yo pensaba exactamente.

Mejor hacer las cosas a lo grande, aunque sea fugazmente, y ser recordado por algo bueno, a perpetuar en el tiempo por una completa y aburrida mierda. – Si, no me destacaba por ser alguien muy correcta en mis formas de hablar y mucho menos como una señorita. – Además que las cosas poco originales, o que caen en los cliches, no son de mi agrado. – Pienso lo mismo. Detesto que hagan esas cosas. Como Smallville, o Supernatural. Esa serie la tendrían que haber terminado en la quinta. Dale! Decime que daba para seguir con la serie después de que pasó el apocalipsis. Después de una cosa así en una serie no hay nada que pueda superarlo. Daba para final. Ya la sexta y esta última me parecieron una cagada. Más la seis. Ahora en la siete como que la están arreglando un poco, pero igual... – Dije negando con la cabeza, antes de soltar un pequeño suspiro.

– Me pareció un genio el creador de la serie, ese no sé qué Kripke, que cuando terminó la quinta se hizo a un lado. Ese hombre sabe... – Dije asintiendo con la cabeza, antes de reír por lo bajo. – No como la mujer esa que está ahora como guionista. Arruinó la serie. La está convirtiendo en una caca. Parece una novelita para adolescentes. Bueno, no, porque tampoco es para tan chicos la serie, pero ya parece un culebrón de las cuatro de la tarde. Sólo falta que alguno de ellos se quede ciego, porque el paralitico ya estuvo, el que se la pasa llorando por todo es Sam, la aparición del hijo ilegitimo del que nadie tenía idea también estuvo, el incendio donde se muere alguien querido también, el traumado... – Agregué divertida antes de volver a negar con la cabeza y reír. – No sé. Falta que aparezca Darth Vader a decirle “Dean, yo soy tu padre” o algo por el estilo. – Volví a comentar antes de reír una vez más mientras rodaba los ojos.

Me alboroté un poco el pelo, para darle un poco de volumen, antes de acomodarlo un poco mejor. Cuando no tenía algo en lo que gastar energías más que en hablar, mi pelo era al que sufría “remodelaciones”. – Empecé cine. – Dije mostrándole una enorme sonrisa. – No se nota, no? – Dije irónicamente antes de reír. – Amo el cine, también las series. Más que nada me gusta hacer historias y demás. Así que me metí en esa carrera más que nada por la parte de guión, aunque a decir verdad dirigir y editar también me gusta mucho. Pero no sé, creo que no me terminaba de satisfacer como esta carrera lo hace. – Dije con una pequeña sonrisa antes de encogerme de hombros.

Reí por lo bajo al escuchar su historia. Si, probablemente sus pacientes explotarían de irritación, al igual que lo harían si yo hubiese estudiado eso también. – Menos mal que no quisimos ser psicólogas o psiquiatras. – Dije mientras miraba mis uñas, antes de volver a reír. – Aunque no sé. Tal vez verían que los problemitas que ellos tienen no se comparan en nada con los que tenemos y los terminaríamos ayudando un montón. – Dije antes de soltar una pequeña carcajada, mientras bajaba mi mano y ponía ambas debajo de mis piernas.

– Si, en Escocia es bastante conocida. Soy de allá. – Le dije dedicándole una pequeña sonrisa. – Tiene algunos locales en otros países también pero en Escocia es como una Vera Wang, aunque tiene un estilo más parecido al de Galliano. Creo que le pegué un par de excentricidades mías. – Dije antes de reír por lo bajo. Aunque en realidad lo más probable es que yo hubiese heredado ese estilo y lo había potenciado al máximo. Tanto que hasta me daba la cara como para salir a la calle con un vestido victoriano como si fuera que viviera en esa época. - Aunque tampoco para tanto. Lo que hace mamá es más "usable" que lo de Galliano. - Dije dedicandole una pequeña sonrisa. A decir verdad, no conocía tanto de diseñadores como para decir "Lo que hace mamá es del estilo de..." además, no podía hacerlo, porque mamá tenía su propio estilo y, a decir verdad, y no porque fuera mi madre - su ropa era única. – Como Jackson Brown dice: “La envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al talento” Le dije antes de encogerme de hombros mientras ponía los ojos en blanco.

– Si me lo encuentro y le robo el DeLorean, lo voy a usar hasta que el mundo se quede sin plutonio y no pueda viajar más. – Dije antes de soltar una risita, mientras daba un salto para bajarme de la mesada. – Y obvio que estas invitada. Pero la boda con Durero te la pagas vos. – Agregué dedicándole una sonrisa de lado. – Si, tengo un cuadro por ahí colgado que Jörn me obligó a dejar ahí. – Dije antes de encogerme de hombros y rodar los ojos. – No me gusta mucho exponer por el momento. Supongo que es porque sé que recién empiezo. Para exposiciones y demás tengo que terminar la carrera. No sé, no me creo tan genial ahora como para hacer una galería con mis cosas o blah. Soy algo perfeccionista y no me gusta mucho que vean lo que hago si sé que no es lo mejor que puedo hacer. – Dije con una leve sonrisa antes de encogerme de hombros. Sabía que era buena en lo que hacía, - si, tal vez pensaran que decir eso era de egocéntrica, pero sólo era la verdad – pero también sabía que era muy capaz de hacer el doble de mejor.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Who will dance on the floor in the round {Libre}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.